proxys para la privacidad

Los proxys son un dispositivo muy reclamado por los usuarios para navegar en Internet de forma anónima y segura. A continuación explicaremos los usos más comunes de proxys para la privacidad.

Navegar con otra dirección IP

En primer lugar, se utilizan para proteger la identidad de un usuario y evitar que se rastreen tus datos. Como ya sabréis, todos los sitios web son rastreables gracias a nuestra IP, un proxy, precisamente, nos permite modificar nuestra dirección IP y acceder a la red a través de otra dirección que no sea la asignada por nuestro proveedor. De esta manera, podemos navegar por Internet de forma anónima.

Cifrar datos

Asimismo, los proxys permiten cifrar datos para evitar que usuarios maliciosos accedan a nuestros archivos e información que enviamos, es decir, se utilizan y aconsejan para prevenir la entrada de programas espía en el interior de nuestro ordenador.

Navegación a través de listas de proxys

Los proxys también se emplean para navegar a través de listas y, así, impedir que los webmaster puedan rastrear los hábitos de navegación de un usuario. Por hábito de navegación de usuario se entiende su registro de recorrido, es decir, desde dónde accede (país, ciudad, IP, etc).

Además, utilizando listas de proxys se obtienen accesos a servicios de Internet bloqueados o censurados por su lugar de procedencia. Por ejemplo, algunos archivos de noticias de canales informativos de EEUU.

Por último, respecto a este tema, la navegación a través de listas de proxys favorece la privacidad y permite evitar la publicidad dirigida, convirtiéndola en aleatoria.

Si quieres proxys con IPS españolas puedes consultar en nuestra web.